Hna. Aparecida Andrade. RMI

´´…la más grande es la caridad´´

 aparecida

Escribir sobre la Hna. Aparecida Andrade es intentar personificar las más preciosas virtudes, y por ser tantas las que tenía, es difícil elegir una o dos para hablar de alguien que para mí es modelo de santidad. Una santidad que ella vivió en el día a día, en cosas sencillas, en pequeños gestos y en el trato delicado con las personas.

Cuando la conocí en Brasilia-DF (Brasil), en el año 2002, era la Superiora provincial, y yo una joven de 17 años que no me fijaba mucho en las personas, pero aquella Hermana tenía algo especial, su mirada tierna, y su serenidad eran capaces de silenciar y calmar los corazones más inquietos como el mío y el de tantas chicas de aquella residencia. Cada vez que la Hna. Aparecida visitaba la comunidad de Brasilia, siempre comentábamos entre nosotras, sobre su amabilidad, y cómo a su lado sentíamos paz, amor y esperanza. Era algo que no podíamos explicar, pero con el tiempo comprendí que para mí, ella era la persona más parecida a María.

Pienso que aprendió con la Virgen el don de la maternidad, humildad, acogida, generosidad, escucha, alegría, silencio, servicio y el amor a Jesús en la Eucaristía, en la cruz y en las personas.

Tuve la suerte de ser recibida por ella en la Congregación de las RMI y en mis primeros años de formación me enseñó muchas lecciones, no con muchas palabras, ya que ella no necesitaba discursos para transmitir toda su sabiduría de vida, sino con el ejemplo. Doy gracias a Dios por haber conocido a esta hermana, con tanta capacidad para amar a la Congregación, a las Hermanas y a las jóvenes. Vivió su vida en la entrega generosa y alegre al servicio del Reino, respiraba los rasgos carismáticos y sus actitudes siempre estaban iluminadas por algunos de ellos. En su vida estaba plasmada la caridad como ejemplo de ser discípula de Jesús. Leer el himno de la caridad que escribió San Pablo a los Corintios (1 Cor. 13,1-13) o leer la segunda carta circular que escribió Vicenta María donde señala esa preciosa virtud, es hacer memoria de lo que siempre pedía Hna. Aparecida en la Provincia Brasileña. Leer estos textos para mí, es como estarla contemplando en su manera delicada de tratar a las hermanas y jóvenes, o recordar una tarde que empezó la visita canónica en el prenoviciado y nos hablaba del gran deseo de Santa Vicenta María de que nos señalásemos de manera especial en la caridad fraterna, ´´que ata, conserva y da vida a todas…´´ (Col. 3,14)

Esta gran mujer fue sorprendida por el cáncer en el año 2005, y desde entonces empezó a luchar por su salud, una vez más demostraba que su vida estaba en las manos del Señor y que confiaba enteramente en Él. Con todo el sufrimiento y el dolor propio de la enfermedad, tenía en su rostro la serenidad, la mirada tierna y la sonrisa que saltaba de su corazón, siempre muy agradecida a la Congregación y a las Hermanas que con tanto cariño la cuidaban. Nuevamente tuve la suerte de pasar dos meses en su comunidad antes de profesar mis primeros votos, pude compartir y estar cerca de una persona tan edificante.

Realmente fue algo que marcó mi camino con el Señor, estoy eternamente agradecida por su cercanía, paciencia, generosidad, escucha, silencio, sus oraciones y consejos. Estoy segura de que en medio de su enfermedad, ella sentía lo mismo que el padre Pedro Arrupe sj. en su renuncia al gobierno general de la compañía de Jesús, al decir: ´´Desde joven he deseado sentirme en las manos de Dios y esto es lo único que sigo queriendo ahora, pero con una diferencia: hoy toda la iniciativa la tiene el Señor´´. La Hna. Aparecida sabía que Dios tenía la iniciativa en su vida y por eso estaba en paz, hasta que el propio Señor que sembró la vida en ella, la llevó para gozar la felicidad eterna, el día 11 de marzo de 2010. La noticia me llenó tristeza al recibirla justo el día de mi cumpleaños, pero luego mi tristeza se convirtió en acción de gracias pues se marchó a la casa del Padre y desde allí intercede junto a Él por mí y por toda la congregación.

Juciara Meneses da Silva-RMI

6 comentarios sobre “Hna. Aparecida Andrade. RMI

  1. Gracias Juciara por compartir tu experiencia de la Hna Aparecida… Yo también tuve la suerte de conocerla y era alguien que transmitía mucha paz… Ella «cuidó» de mí a mi llegada a Brasil y fue un regalo.

    Me gusta

  2. Cuando fui destinada a la Provincia del Brasil, fue ella quien me recibió en el Aeropuerto junto con las hermanas del Consejo que en esos días estaban de reunión en San Pablo…. Ciertamente tenía una sonrisa cautivante…. y una mirada capaz de calmar cualquier ansiedad o inquietud… le gustaba mucho confiar en sus hermanas, su trato igual para con todas de mucha caridad y paciencia… abierta, reflexiva… me daba mucho ánimo cuando conversábamos… una mujer muy espiritual, muy de Dios…. pude acompañarla algunos días cuando estuvo internada en el hospital y en medio al deseo de mejorar pronto y volver para casa estoy segura que ya había dado su SI definitivo al Señor! Gracias querida Hermana!!
    Edith/rmi

    Me gusta

  3. Muchisimas gracias, Juciara por compartir un poco de tu vida, en el compartir algo de tu «expriencia» de vida con nuestra hermana y maestra: H.na Aparecida. Las palabras no seran jamas suficientes para comunicar toda la verdad de una persona… Tambien ella te queria mucho bien! Gracias de corazon!
    Gregis, Inocencia, rmi

    Me gusta

  4. Uma santa peregrina. No seu silêncio comunicava a caridade, humildade, generosidade e muita paz no coração. Em suas palavras vinha esperança , incentivo e valorização de todos em todos os momentos . Com certeza quem a conheceu tem em suas lembranças seus conselhos. Um presente de Deus em nossas vidas, em minha vida.

    Me gusta

  5. Tuve la dicha de compartir con ella en dos capìtulos y otras reuniones de Pcias de Amèrica y siempre agradecì al Señor el poder estar en los grupos con ella. Me impactaba su sencillez, cercanìa, bondad, sonrisa, espìritu evangèlico y carismàtico.
    Gracias Aparecida porque me comunicaste a Jesùs en tu vivir sencillo.
    Marìa Fabiola Aristizàbal Urrea

    Me gusta

Responder a Marìa Fabiola Aristizàbal Urrea Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s